UROLOGÍA

El Láser en Urología

El láser es un instrumento de última generación para tratar la hiperplasia benigna de próstata. Esta tecnología ofrece una solución simple, segura y mínimamente invasiva. El láser posee una fibra óptica diseñada para transportar alta energía emitida en forma de pulsos de muy breve duración, que permiten vaporizar los tejidos blandos en lugar de cortarlos o trocearlos, eliminando por completo el tejido de la próstata agrandada. Además, la afinidad de la luz láser por la hemoglobina de los vasos sanguíneos, tiene un efecto simultáneo de fotocoagulación, que evita la posibilidad de sangrado, a diferencia de tratamientos tradicionales.

Estas dos propiedades, vaporización y coagulación, le confieren a la intervención con láser las siguientes ventajas:

  • Se convierte en una cirugía ambulatoria. El paciente vuelve a casa entre 6-24 horas después de la intervención
  • Alivio rápido de los síntomas
  • Recuperación a la vida normal y social en el plazo de una semana
  • Minimiza del riesgo de hemorragia. Pueden intervenirse pacientes en tratamiento con anticoagulantes.
  • Suprime el uso de sonda o se reduce a 24 horas. Con ello evita molestias y riesgos de infección
  • No provoca disfunción sexual eréctil (impotencia), al no dañar las estructuras que intervienen en ese mecanismo
  • Ausencia de incontinencia

 




LA PRÓSTATA

¿Qué es la próstata?
La próstata es una glándula que forma parte del aparato reproductor masculino. Está situada en la parte inferior de la vejiga, en la salida del conducto conocido con el nombre de uretra, a través del cual se produce la evacuación de la orina. Esta glándula, en el hombre joven, pesa unos 20 gramos y es del tamaño de una nuez.

¿Qué es la hiperplasia benigna de próstata?
En el hombre maduro, la próstata experimenta un aumento de su tamaño, estrangulando el conducto de la uretra y provocando los trastornos de la micción que caracterizan a la hiperplasia benigna de próstata (H.B.P)

A partir de los 60 años, la mitad de los varones sufren este proceso por el cual su próstata ha aumentado 3 o 4 veces su peso original. En España, cerca de 2 millones de hombres estarían en esta condición.

SINTOMAS DE LA HIPERTROFIA BENIGNA DE PRÓSTATA
¿Cuáles son los síntomas principales?

  • Dificultad para orinar
  • Chorro urinario de poca fuerza
  • Necesidad de orinar frecuentemente
  • Necesidad de orinar por la noche
  • Necesidad de apretar para conseguir vaciar la vejiga
  • El acto de orinar se realiza en dos tiempos con chorro entrecortado
  • Sensación de que la vejiga no se vacía completamente
  • Dificultad para iniciar la micción
  • Goteo de orina al acabar
  • Sensación imperiosa de orinar

¿Qué otras opciones de tratamientos existen?
El tratamiento a base de fármacos consigue aliviar levemente los síntomas y retrasar el progreso de la enfermedad, pero no ofrece una solución definitiva al mismo.

El tratamiento quirúrgico es muy efectivo con los síntomas, pero puede tener algunos efectos secundarios como son la incontinencia o la impotencia. La cirugía consiste en la extirpación de la próstata mediante la introducción por la uretra de un tubo, a través del cual se emplea un resector que permite ir “desmenuzando” la glándula. Este procedimiento se llama Resección Transuretral de la Próstata (RTUP), se hace con anestesia general y requiere que el paciente esté ingresado de 4 a 6 días en el hospital y, en algún caso, puede ser necesaria una transfusión.

 




CIRUGÍA DE PRÓSTATA CON LÁSER

Se inserta a través de la uretra un citoscopio de pequeño calibre por el que se pasa la fibra conductora del láser. La energía del haz láser vaporiza y elimina con exactitud el tejido blando agrandado de la próstata. El especialista monitoriza el acto quirúrgico asegurando el área de tratamiento y adaptándose a la anatomía y necesidades individuales de cada paciente. Se restaura el flujo de orina y se normalizan los síntomas urinarios.

Este tratamiento se realiza con anestesia regional-epidural y el paciente puede volver a su casa el mismo día o al siguiente, dependiendo de la hora de la intervención.




PREGUNTAS FRECUENTES

¿Tendré que estar sondado después de la intervención?
El 50% de los pacientes no necesita sonda, el otro 50% sólo durante 24 horas.

¿En cuanto tiempo estaré recuperado y podré volver a mi vida normal?
La mayoría de los pacientes vuelven a sus actividades cotidianas antes de una semana. Conducir y trabajo de escritorio puede reiniciarse en unos 3 días. Ejercicio físico y grandes esfuerzos es preferible esperar 2 semanas.

¿Podré tener vida sexual después de la intervención?
El tratamiento no afecta su habilidad para tener erecciones u orgasmos. Si usted es activo sexualmente antes de la intervención, también lo podrá ser después. Puede tener algún orgasmo “seco”.

¿Puedo ser candidato al tratamiento láser si anteriormente ya me han intervenido de la próstata quirúrgicamente?
Si, pacientes que no han tenido el resultado esperado en intervenciones anteriores, han sido exitosamente tratados con láser posteriormente.

¿Cuáles son los efectos secundarios o complicaciones con el tratamiento láser?
Este procedimiento está considerado como muy seguro. La mayoría de los pacientes reportan un alto grado de satisfacción. Durante las 2 primeras semanas puede sentir un ligero escozor durante la micción o unas gotas de sangre en la orina.

 

SOLICITE INFORMACION

Nos pondremos en contacto con usted

Teléfono: 93 434 37 37
WhatsApp: 637 85 28 18
  • Formato correcto: "nombre@algomas.com"