ÁCIDO HIALURÓNICO

Ácido Hialurónico

El ácido hialurónico posee la capacidad de retener el agua en un porcentaje equivalente a miles de veces su peso. Es por ello que se emplea para hidratación de la epidermis ya que reconstituye las fibras que sostienen los tejidos de la piel. Dando una mejor forma a la piel.

El ácido hialurónico se utiliza ahora comúnmente como un ingrediente en productos cosméticos debido a sus propiedades hidratantes, especialmente en el tratamiento de arrugas faciales.

También se ha potenciado su uso en tratamientos estéticos no invasivos, en especial en tratamientos de relleno y aumento de volumen mediante infiltraciones.


Dra. Alba Catalá
Dra. Alba Catalá

 

“El ácido hialurónico posee la capacidad de retener el agua en un porcentaje equivalente a miles de veces su peso.”


¿Qué es el Ácido Hialurónico?

El ácido hialurónico es un gel de textura viscosa que lubrica e hidrata distintos espacios estratégicos de nuestra anatomía. Por ejemplo, a nivel de las articulaciones, el ácido hialurónico está presente en el líquido sinovial que sirve para evitar la fricción entre cartílagos. En la piel, el ácido hialurónico además de ser un lubricante y un hidratante, es un transmisor de distintas reacciones químicas, entre las que se encuentra la producción de colágeno. Por este motivo, los rellenos faciales de ácido hialurónico además de redensificar la piel por el mero hecho de inyectar un gel en ella, estimular la producción de colágeno endógeno, es decir colágeno natural del propio paciente.

Existen distintos inyectables compuestos a base de acido hialuronico, y en Instituto de Fotomedicina utilizamos distintos productos según la zona a tratar. Todos los rellenos faciales que utilizamos son biodegradabales, reabsorbibles y de origen no animal, como son los de la gama Restylane y Emervel. Según la zona a tratar se utiliza uno u otro de los productos de esta gama. Para el tratamiento estructural del óvalo facialpreferimos en general el uso de Radiesse. Se trata de un prestigioso implante que además de ácido hialurónico contiene beta fosfato tricálcico, un redensficiante que se utiliza también para la regeneración ósea por su elasticidad y su compatibilidad con el ácido hialurónico. Radiesse está especialmente pensado para remodelar el tercio inferior del óvalo facial, lo que viene a ser corregir la depresión del tejido dérmico en sus fundamentos estructurales.


PREGUNTAS FRECUENTES

¿Qué son los rellenos faciales?

Son procedimientos que permiten corregir y disminuir las arrugas.

Se realizan en la consulta, sin necesidad de anestesia, el gel es inyectado en pequeñas cantidades en la piel, con una aguja muy fina. El resultado es instantáneo y proporciona una mejora duradera y natural, a la que habrá que añadir el efecto hidratante que tiene en la piel de la sustancia inyectada.

Los efectos del implante facial son inmediatos y su duración bastante variable, entre los seis y los catorce meses. En algunas zonas, como en el tercio inferior del óvalo facial, es frecuente observar una gran mejora inmediata, y una segunda mejora a las 3 semanas debida a la síntesis de colágeno endógeno.

La utilización de los implantes faciales se ha extendido por diversos motivos.

En primer lugar, porque ofrecen soluciones locales a problemas locales: cuando los signos de envejecimiento del paciente se circunscriben a una zona concreta del rostro, no es ni necesario ni aconsejable recurrir a técnicas que afectan a todo el óvalo facial, como puede ser el Lifting quirúrgico.  Los rellenos faciales pueden infiltrarse solamente en la zona a tratar (o en sus alrededores, dependiendo del caso concreto que se trate).

En segundo lugar, porque compensan la pérdida de volumen de colágeno:

¿Por qué se produce la perdida de colágeno?

La falta de ejercicio o un nivel de calcio demasiado bajo desencadenan una reacción hormonal que estimula la proliferación  de osteoclastos, unas células cuya función es destruir el tejido óseo. Durante este proceso de destrucción (llamado reabsorción ósea), los osteoclastos liberan colagenasa, una proteína que a su vez, destruye el colágeno de la piel. En resumen, la reabsorción ósea provoca además una pérdida de volumen de colágeno.  

¿Por qué recurrir a los rellenos faciales?

Esta pérdida de volumen, unida a nivel muscular a los efectos de la gravedad, provocan una depresión general de los tejidos del rostro, que pierden el sostén de colágeno sobre el que se apoyan. Los rellenos faciales de ácido hialurónico, permiten reintroducir el volumen de tejido necesario para soportar las estructuras musculares y dérmicas propias de la juventud. En otros casos en los que la depresión de los tejidos se debe a un exceso generalizado de grasa subcutánea  en el tercio superior, otros procedimientos como la blefaroplastia pueden ser más indicados. Sin embargo, si el problema es un pérdida de volumen de colágeno, no hay duda de que la mejor solución es una infiltración de ácido hialurónico.

¿En qué zonas se infiltra el Ácido Hialurónico?

El surco nasogeniano: el surco nasogeniano es el término que se utiliza en medicina estética para referirse a las dos líneas que parten desde la nariz hacia los extremos de los labios y que delimitan los pómulos. En una piel joven este surco es muy leve o no existe, mientras que al envejecer  el surco se hace cada vez más profundo. Generalmente es tratado tanto en hombres como en mujeres a partir de los 35 años.

El tercio inferior del contorno del óvalo facial: los rellenos faciales de contorno se aplican cuando se quiere corregir una depresión estructural de los tejidos dérmicos. Aplicando el relleno en los puntos y la dirección adecuadas, se consigue que el aumento del volumen de contorno sirva para que las zona media del óvalo facial tenga un soporte más denso y más tenso,  evitando así su derrumbamiento.

Las líneas de marioneta: se trata de las líneas que parten de los labios y caen perpendicularmente hasta la barbilla causando una impresión de tristeza. Según la profundidad del surco el relleno se inyecta a nivel epidérmico o subepidérmico.

El surco periorbital: se trata de ojeras formadas por la destrucción de colágeno en el contorno de los ojos. Hay que distinguir aquellos casos en los que el surco periorbital se produce principalmente por la destrucción de colágeno, y aquellos en los que la causa es el exceso de tejido graso que por su peso provoca un abultamiento y una decaimiento debajo de los ojos. En el primer caso se aplicará un implante facial pero en el segundo puede ser preferible la blefaroplastia asistida por láser (link a blefaroplastia, SUBMENU PRINCIPAL)




SOLICITE INFORMACION

Nos pondremos en contacto con usted

Teléfono: 93 434 37 37
WhatsApp: 637 85 28 18
  • Formato correcto: "nombre@algomas.com"