Síndrome de Relajación Vaginal o Hiperlaxitud Vaginal

El síndrome de relajación vaginal o hiperlaxitud vaginal sintomática, aparece en las mujeres con el paso del tiempo, los partos o por cambios estructurales de la vaginal. Se acompaña de la sensación de una vagina sin capacidad de fricción durante la relación sexual y que ha disminuido su capacidad de sensación de placer. Con el tiempo puede empeorar al acompañarse de prolapsos vaginales o incontinencias urinarias de esfuerzo que pueden disminuir la calidad de vida de las pacientes.

Los trastornos más frecuentes:

boolean fotomedicina Falta de tonificación.

boolean fotomedicina Alteraciones de pigmentación.

boolean fotomedicina Falta de lubricación.

boolean fotomedicina Falta de sensibilidad.

boolean fotomedicina Fallo en la calidad de las relaciones sexuales.

¿Qué opciones tengo para mejorar?

Existen tratamientos no quirúrgicos que incluyen:

boolean fotomedicina Terapias de rehabilitación del suelo pélvico.

boolean fotomedicina Uso de biofeedbacks.

boolean fotomedicina Neuroestimulacion.

boolean fotomedicina Pesarios.

boolean fotomedicina Ejercicios de Kegel.

Actualmente utilizamos el láser para producir colágeno.

Tratamiento Láser

El tratamiento láser de la relajación vaginal es un procedimiento médico seguro, rápido y ambulatorios.

Se realiza en consulta, es mínimamente doloroso y no requiere anestesia. No es necesaria una preparación previa antes de la sesión de láser.

Consta de tres sesiones, con un intervalo de cuatro semanas.

El láser activa los fibrocitos de la mucosa vaginal convirtiéndolos en fibroblastos. Estos estimulan la biosíntesis de nuevo colágeno. Hay un aumento en la producción de ácido hialurónico y nuevas glucoproteínas que aumentan la retención de agua mejorando la estructura del colágeno. La mayor permeabilidad tisular favorece el riego sanguíneo, el grosor y la consistencia de la pared vaginal.

Para el procedimiento la paciente estará en posición ginecológica.

La energía láser se aplica mediante una pieza de titanio con espejo de oro que conducirá el haz láser a las zonas diana de tratamiento. En el tratamiento del síndrome de relajación vaginal, el ángulo del espejo es de 360º, distribuyendo la energía del láser de forma homogénea en las paredes de la cavidad vaginal con un énfasis en los últimos 3cm. de el canal vaginal , donde están los músculos del suelo pélvico y el área del punto G.

Un espéculo láser estéril sirve de guía para deslizar de forma fácil la pieza de titanio en la vagina sin tocarla

Durante la primera fase se procede a aplicar el láser en toda la circunferencia del canal vaginal. Se empieza en la parte más interna de la vagina y se va retirando la pieza de titanio en segmentos de medio centímetro, hasta tratar todo el canal vaginal. Se hacen 2 pases.

En la segunda fase, con una pieza de disparo axial se trata el vestíbulo y el introito con un haz de luz fraccionado.

Se puede volver a la actividad normal inmediatamente después del tratamiento.

Las relaciones sexuales se pueden retomar al cabo de 15 días.

Se puede volver a la actividad normal inmediatamente después del tratamiento. Las relaciones sexuales se pueden retomar al cabo de 3-5 días.

Mejora la calidad de la vida sexual de las pacientes y previene disfunciones a futuro.

Beneficios del tratamiento

Los estudios clínicos realizados muestran un tensado del canal vaginal y mayor satisfacción en las relaciones sexuales. También disminuye el riesgo de incontinencia y prolapso genital.

    1a visita informativaTratamientoVisita de revisión

    (*) Campos necesarios

    Consulta nuestras Medidas Sanitarias

    Logo COVID sidebar

    Esta web esta protegida con reCAPTCHA de Google con su Política de Privacidad y Términos de sSrvicio.

    Solicita tu Visita

      1a visita informativaTratamientoVisita de revisión

      (*) Campos necesarios

      Consulta nuestras Medidas Sanitarias

      Logo COVID sidebar

      Esta web esta protegida con reCAPTCHA de Google con su Política de Privacidad y Términos de sSrvicio.